Cinco panes de cebada. De Lucía Balquedano. Editorial S.M.

De qué va:

Muriel, una joven de unos veinte años, acaba de terminar el magisterio con unas notas excelentes. Ella espera que eso le sirva para trabajar en un colegio importante, en alguna ciudad cercana; Pero, por suerte o por desgracia, tiene que ir a trabajar a un pequeño pueblo llamado Beirechea, en el Pirineo Navarro. Al principio no le gusta nada el pueblo, ni la gente, se siente sola y amargada, sólo piensa en estar un mes dando clases y luego marcharse de allí. Pero día tras día, va haciendo amigos, la gente del pueblo la acepta y respeta, los niños de la escuela le empiezan a cogerle cariño. Se encarga de recopilar todos los libros posibles y hacer una biblioteca para todo el pueblo, organiza excursiones, afianza sus amistades, y conoce a Javier Arive, del que también se hace muy amiga. Con el paso del tiempo, de los meses, Muriel se da cuenta de que le gusta mucho Beirechea, sus gentes, su paisaje, la tranquilidad que se respira, y siente que no se quiere ir de allí nunca más. Ella anhela quedarse para enseñar a los niños que estudiar sirve de mucho, aunque ellos piensen que no, y que en el futuro cada uno podrá trabajar en lo que desee, si siguen estudiando fuera del pueblo. Teresa es una de sus alumnas. Le dice a Muriel que le gustaría seguir estudiando el bachiller fuera del pueblo. Gracias a la ayuda de Javier, consiguen convencer al padre de la chica y ésta se va a estudiar Cuando se quiere dar cuenta, Muriel lleva en el pueblo dos años y se ha enamorado de Javier Arive. Un día él se le declara, y acaban saliendo juntos, hasta piensan en casarse pronto. En ese momento, siente que no se va a ir nunca de aquel pueblo. El mismo que en un principio pareció horrorizarla, ahora lo ve como el lugar donde quiere pasar el resto de su vida, junto a Javier.

Valoración:
Es un libro muy fácil de entender, sencillo, con historias cotidianas, que suceden en los pueblos. La historia que cuenta me pareció muy interesante, ya que en un principio parece que quiere huir de aquel pueblo, ya que ella era de ciudad, pero al final de la novela se da cuenta de que no quiere irse, de que ha creado un vínculo irrompible con él. Una de las cosas que más me han gustado es saber lo que piensa la protagonista en cada situación, para así, entenderla con mayor claridad. Me ha gustado mucho el libro y se lee muy rápidamente.
CRISTINA R. 4º de ESO