CUENTOS 1. EDGAR ALLAN POE
Esta recopilación de, en mi opinión, el rey del suspense, cuenta con historias tan reconocidas como "El gato negro" o "El corazón delator" y con otras menos populares, como "Un descenso al Maelström" o "El entierro prematuro". Todas las historias de Poe tienen en común ciertos elementos como pueden ser el gusto por lo repugnante, claustrofóbico y agobiante que hacen de sus lecturas una atracción más que notable para aquellos que quieran sentir las sensaciones que el autor pretende transmitir. Para mí, Poe es el mejor autor en conseguirlo.

En "La verdad sobre el caso del señor Valdemar", para mí el mejor de los excelentes cuentos con que cuenta este recopilatorio, cuenta la historia de un hombre que antes de morir deja a un médico amigo suyo que investigue con él ciencias experimentales. Dicho doctor, acude a ver a su amigo Valdemar para ver qué tal se encuentra de su enfermedad. Tras contarle éste último que los médicos le han comunicado que va a fallecer, el doctor amigo le explica que quiere experimentar con hipnotismo magnético, para terminar unos estudios que tiene en marcha. El señor Valdemar accede. Tras pasar varios días en los que al señor Valdemar se le va escapando la vida conforme exhala una bocanada de aire, hace avisar a su amigo el doctor (en este cuento no se revela ningún nombre propio salvo el de Valdemar). Tras comprobar que a Valdemar no le quedan nada más que escasas horas de vida, acepta someterse al hipnotismo que queria experimentar su amigo. Al conseguir introducir a Valdemar en el trance deseado, el doctor le formula una serie de preguntas a las que, sorprendentemente, el señor Valdemar contesta aún estando en estado de trance, como inconsciente. Pasaron los días y el doctor seguía haciéndole preguntas cada día, a las que Valdemar contestaba siempre de manera oscura y sin mostrar signo de vida alguno: por su boca abierta y fría escalaban las palabras procedentes de las cuerdas vocales y sólo la lengua parecía tener un ápice de vida...

RECOMENDACIÓN PERSONAL.

Sin duda alguna, recomiendo esta lectura a todos aquellos lectores amantes del suspense y, por qué no, a todos, porque descubrirán en la literatura de Edgar Allan Poe la mejor manera de sentir escalofríos y evocar físicamente las sensaciones que los personajes viven en las historias.

Miguel D. 4º de ESO