DE VICTORIA PARA ALEJANDRO ( Mª Isabel Molina)
RESUMEN


De Victoria para Alejandro trata de una joven romana llamada Victoria que viaja a Jerusalén a recoger la herencia que le había dejado su abuelo Ismail, que falleció en Roma. Como las posesiones del abuelo estaban en Jerusalén, Victoria tuvo que partir hacia allí.
En Roma, Victoria había dejado atrás a su amado, un joven esclavo del que estaba enamorada. Los dos se aman, pero no pueden casarse, ya que ella es una noble romana con mucho prestigio y él un simple esclavo muy querido por su amo.
Victoria podía tener todo lo que quisiese, por lo que no tenía ninguna necesidad de recibir la herencia de su abuelo Ismail y correr los riesgos y peligros de aquellas tierras, pero todo tenía una explicación.
Victoria estaba enamorada de aquel esclavo llamado Alejandro. No podía casarse con él siendo esclavo por lo que pensó que con el dinero de la herencia de su abuelo podría dejar en libertad a Alejandro dándosela a cambio a su amo. Por eso, estaba decidida a hacer ese viaje. Victoria, iba a un nuevo mundo, distinto a Roma y que desconocía.

Su padre, como era un hombre muy ocupado al ser senador de Roma, había dejado a Victoria bajo tutela de su tío José, el hermano de su madre. José era un hombre respetado y de severa virtud. Siempre le reprochaba a Victoria que era una niña mimada, descarada y sin respeto, ya que a ella la habían educado de distinta forma porque es romana. A su tío José no le hacía gracia que Victoria recibiese la herencia, ya que él pensaba que la herencia solo la recibirían él y su hermano Simeón.

Durante el viaje, Victoria escribe cartas a Alejandro de lo que sucede y de sus pensamientos. Para ella todo eso era muy extraño.
Cuando conoció al resto de sus familiares de Jerusalén, todos se desilusionaron, ya que pensaban que Victoria iba a ser igual de guapa y alegre que su madre, ya fallecida. Todos se lo reprochaban y eso a ella le sentaba muy mal. Hizo buenas migas con su prima Miriam, que durante su estancia en Jerusalén, le recibió muy bien y le ayudó mucho.
Victoria pasó allí dos meses, haciendo unos recados que le habían encargado el obispo de Roma ya que Victoria sabía escribir a modo de escriba porque se lo enseñó su abuelo. Esperaba a que recibiese la herencia ya que tenían que esperar porque su tío Simeón tenía dificultades para reunir en efectivo el dinero de la herencia.


Un día la abuela de Victoria la hace llamar y le comenta que debe casarse ya que en la ley de Israel pone que cuando una hija posee una herencia en Israel se casará con parientes de la casa para que la herencia no salga de la familia. Victoria estaba desesperada, ella no quería casarse y más estando enamorada de Alejandro. Ella estaba obligada a casarse porque allí estaba bajo tutela de su tío José que estaba en lugar de su padre.
Querían casarla con su primo Daniel, hijo de Simeón, que tenía un problema en la pierna por lo que no tenía mucho futuro. Su familia planeó que si se casase con su primo Daniel, cuando se quiera enterar su padre, Victoria ya estaría casada, entonces solo conseguiría un repudio. Y si Victoria fuese repudiada, sus bienes quedarían en manos de su marido. Todo era cuestión de dinero.
Estaba atada de los pies a la cabeza, no sabía qué hacer. ¿Qué ocurrirá a continuación?


RECOMENDACIÓN

Este libro es un libro en el que te llegas a integrar tanto en él, que pierdes la noción del tiempo leyéndolo y te quedas con ganas de más. Merece la pena leer la trampa en la que cae Victoria, cómo la planean y cómo consigue salir de ella, por muy complicado que sea. Es un libro que no podréis dejar a medias, ya que es bastante entretenido y engancha al lector, por lo menos a mí. Es un libro en mi opinión completo, sin ningún problema para entenderlo. Hay un apartado de notas y es fácil de leer.

LORENA A. D. 3º ESO