RESUMEN

Este libro no cuenta una historia, sino que desvela los secretos y recursos que los compositores clásicos utilizaban ( y aún se siguen utilizando) para hacer sus melodías más jugosas y atractivas. Primeramente, explica las competencias básicas que se han de saber para poder comprender el libro, aunque se deben tener bastantes conocimientos de teoría musical y armonía. La linea melódica consiste en el dibujo que la melodía traza, es decir, hay que imaginarse la música como algo gráfico. La linea melódica ha de constar de ocho compases (formados por dos frases de cuatro compases cada una), y no tiene que tener intervalos demasiado abultados. Una de las principales técnicas explicadas por el autor es el salto melódico, el cual consiste en lo siguiente: En una melodía formada por varias lineas melódicas, se introduce bruscamente un intervalo amplio (precedido siempre de un momento de tensión, que se puede crear de varias maneras). Tras el momento de tensión y el intervalo amplio, se procede a la resolución, ya que el intervalo es el éxtasis de la melodía, el momento culminante de ésta. La resolución consiste en volver a la tranquilidad tras el fogonazo del intervalo. Esto se consigue bajando, con intervalos pequeños (segundas o como mucho terceras) hasta llegar de nuevo a un momento de paz, para continuar con la historia de la obra. Ésta y otras técnicas se describen detalladamente en el libro de Ernst Toch, ejemplificadas con fragmentos de obras de autores de prestigio, en formato de partituras.

RECOMENDACIÓN:

Por mi parte, me parece que este documento es una formación importante (por no decir imprescindible) para poder conocer y entender nuestra música. Todas las técnicas y trucos citados en el libro, son fácilmente visibles tanto en música clásica, barroca, o renacentista, como en la música más actual. Recomendable pues, este libro para todas aquellas personas, con conocimientos de solfeo y armonía, que quieran entender mejor la música, o incluso para aquellos que quieran dar vida a sus composiciones.

MIGUEL D. - 4º DE ESO