El autor del libro es Albert Espinosa. Su título es Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo. La editorial es Grijalbo.


Narra la historia de un muchacho llamado Marcos que ha vivido y se ha educado toda su vida al lado de su madre soltera. Su madre, bailarina, estaba viajando siempre, recorriendo muchos lugares del mundo y llevando consigo a su hijo. Ella sabía educar al muchacho de tal forma que nunca se le olvidasen todos los consejos, definiciones y metáforas que le transmitía sobre la vida y sus factores fundamentales.
La historia se sitúa en un mundo futuro en el que se ha puesto de moda unas inyecciones que acababan con el sueño, con el dormir. Marcos esperaba ansioso esas inyecciones mientras miraba por el balcón hacia la plaza del Español. Allí divisó a una chica a la cual deseaba conocer, es más, sentía deseo por ella como si ya la conociese de tiempo atrás.

Entristecido por el reciente fallecimiento de su madre, Marcos con la inyección en la mano dudó si ponérsela y decidió esperar un rato. Encendió la tele y todos los canales informaban de lo mismo: un extraterrestre estaba en la Tierra. Seguidamente recibió una llamada de su jefe que reclamaba su presencia en esos instantes. Marcos trabajaba en una comisaría tras haber ayudado a los policías a resolver un caso de asesinato con su don. Su don consistía en poder ver el punto máximo de felicidad y de tristeza de una persona; y entre estos, doce sucesos que habían tomado protagonismo en la vida de la persona. Su jefe lo había llamado para que analizase al extraño con su poder, y así saber su origen. Al llegar a la comisaría le supuso misión imposible ver la vida del extraño; era como si este lo impidiera. El sospechoso tenía aspecto humano y empezó a desvelar cosas sobre la vida de Marcos. Así este supo que también poseía su don. Le dijo que fuese pronto a la plaza del Español a buscar a esa chica. De pronto el extraño le pidió que lo dejase en libertad, y Marcos obtuvo tal sinceridad y confianza en sus palabras, que así lo hizo. Encargó a su jefe su liberación y pidió un coche que llevase le a la plaza. Llegó y la chica se encontraba saliendo del teatro. Se dirigió hacia ella y esta le pidió un favor para burlarse de su novio que se encontraba en la misma puerta del teatro. Después, para alargar el encuentro, Marcos le invitó a un café. Estuvieron hablando y él le pido que le acompañase a Salamanca, donde se encontraba el extraño.

Durante el recorrido Marcos le explicó a ella todos sus secretos y el por qué iban a Salamanca. Ella le preguntó que si se conocían de algo ya que había tenido las mismas sensaciones que Marcos tuvo en su balcón. Llegaron y en mitad de la plaza mayor se encontraba el extraño. Este empezó a dar sentido a todo esto. Les contó que existían seis vidas y cinco planetas. Cada vez que volvías a vivir cambiabas de planeta. En el cuarto planeta la persona obtenía en don que Marcos poseía y antes de comenzar la sexta vida decidías si volver a vivir lo pasado o ir directamente a lo desconocido. Todo el mundo decidía comenzar de nuevo pero el extraño decidió retroceder a su vida pasada por una razón, reencontrarse con el amor de su vida.

RECOMENDACIÓN:


Recomiendo este libro a todas aquellas personas que piensan que el amor solo se basa en amar a una persona; en algo que desemboque en un beso e incluso en sexo. Esta novela enseña a apreciar pequeños gestos que demuestran el amor por algo o alguien, de una manera o de otra; sin ser necesarios besos, caricias, sexo...

Andrea D. 4º de ESO.

Opinión: Cuando un libro te gusta realmente sacas tiempo de donde sea para poder leerlo. La introducción de elementos fantásticos (varios planetas en los que la vida es mejor que en el anterior, dones increíbles y varios más) en un ambiente muy realista atraen al lector. Todo esto entrelazado con la intensa trama amorosa hacen que leerlo merezca la pena.

Rocío R. 1º Bachillerato